No cometerás actos impuros

No cometerás actos impuros

Para que podamos comprender mejor el significado del sexto mandamiento de la ley de Dios, que nos dice: “No cometerás actos impuros”, debemos entender, primeramente que como humanos, existen cuatro elementos que nos definen como tal: cuerpo, mente, alma y espíritu.

De esta forma, cuando dejamos que nuestros sentimientos pasionales nos dominen, estamos permitiendo que los mismos corrompan nuestra alma (vida). Nos volvemos adictos al placeres banales que impiden la presencia de Dios en nuestros corazones.

Actos impuros y la moral cristiana

Dentro de la moral que debe vivir un buen cristiano, nos indica que la sexualidad, depende de la unión por amor entre un hombre y una mujer, quienes han decidido unir sus vidas para complacer la voluntad de nuestro Señor, con el fin de dar vida mediante la procreación.

En este sentido, mediante este mandamiento de la ley de Dios, nos pide mantenernos puros y castos por respeto a Él, a nuestra alma y nuestro cuerpo. No sólo de manera física, sino evitando el lenguaje obsceno e impuro que pudiera ser ofensa para con Dios.

¿Cómo evitar cometer actos impuros?

Entender la importancia de la castidad y la dignidad es el primer paso para evitar realizar actos impuros. Nuestra mente y corazón son los elementos principales que nos ayudarán a vivir una vida de pureza.

Es así como Dios nos invita a no realizar actos impuros por simplemente dejarnos llevar por el placer. Utilicemos nuestra alma para expresar el amor que sentimos hacia otra persona, y este es un amor único, pues mediante la expresión de este amor, expresamos igualmente amor y respeto para con Dios.

Anuncios