eosinófilos altos

Eosinófilos bajos y cómo aumentarlos

Eosinófilos bajos y cómo aumentarlos

Conocemos a los eosinófilos por ser uno de los tipos de glóbulos blancos que se encargan de proteger nuestro organismo contra agentes infecciosos o inflamatorios. Su función resulta muy importante dentro de nuestro cuerpo, por lo que resulta primordial mantener un equilibrio en el valor de estos, y de esta forma, no exponer a nuestro cuerpo a múltiples enfermedades e infecciones que pudieran perjudicarlo.

¿Cómo saber si tenemos eosinófilos bajos?

Por lo general, en nuestro cuerpo, los eosinófilos representan entre el 1% y el 4% del volumen de células blancas en el torrente sanguíneo. Para saber si estos valores se encuentran alterados, es necesario realizarte un examen de sangre, pues generalmente, nuestro cuerpo no presenta ningún tipo de síntoma al tener eosinofilos bajos, a menos que se trate de algún tipo de manifestación clínica.

eosinófilos altos

Si al realizar un examen de sangre, los valores se muestran por debajo de las 50 unidades por microlitro de sangre, esto pudiera significar que presentas lo que los médicos han calificado como eosinopenia, condición que denota una baja de células blancas en la sangre, debido a ciertas patologías o trastornos, como pueden ser la anamia aplásica, VIH o sida, enfermedad de Cushing o la intoxicación por consumo de alcohol.

¿Cómo aumentar los niveles de eosinófilos?

Actualmente, se conocen diversas maneras para aumentar los eosinófilos, te mencionamos algunos:

  • Realizar actividad física de manera frecuente.
  • Beber suficiente agua.
  • Incluir alimentos en tu dieta, como la miel de abejas y té verde (menos de 5 tazas al día).
  • Mantener una alimentación saludable, rica en frutas, verduras y frutos secos.

Y por supuesto, visitar a un médico especialista.

Anuncios