el magnificant

La Magnífica y capacidad contemplativa de los pobres

La Magnífica y capacidad contemplativa de los pobres

Los cristianos creemos que todas las grandezas de nuestra Santa Madre no se basan en sus glorias, sino en sus bajezas, como ella igualmente lo expresa en el cántico de La Magnífica. La adoramos pues su gloria radica en su eterna humildad. Al cantar el Magnificant de nuestra Señora, estamos abriendo caminos de esperanza, pero sólo si nuestro corazón es pobre como el suyo, y permanecemos abiertos a la voluntad del Todopoderoso y a la necesidad de los hombres.

el magnificant

El corazón de los pobres

Los pobres poseen una maravillosa habilidad de capacidad contemplativa y sobre todo, agradecimiento; al igual que María, sus corazones permanecen serenos y abiertos, pues están libres de vicios, ambiciones y ataduras. Sólo viven por el gozo de Dios, sienten su presencia y están llenos del Espíritu Santo, teniendo entonces la capacidad de ver la luz del mundo que les pertenece.

La Magnífica representa uno de los textos pertenecientes al nuevo testamento, con un mensaje liberador e intenso típico del Evangelio de San Lucas, evangelio de los pobres, que nos explica que Dios actuará siempre en favor de quienes son oprimidos, pues Dios brindará alegría a los humildes, los enaltecerá y glorificará, y aquellos que son poderosos y mantienen un corazón cerrado y egoísta, serán derribados de sus tronos.

Estamos llamados a imitar la pobreza de Nuestra Señora

En los evangelios, siempre nos ponen tanto a Jesús como a María de ejemplos a seguir en la pobreza (haciendo uso del término que se refleja en pral kai tapeinos, que significa manso y humilde de corazón (Mt 11,29) es decir, María nos describe en La Magnífica su alma pobre y su espíritu lleno de humildad.

Anuncios