hemoglobina anemia falciforme

Conoce sobre la anemia falciforme

Anemia de células falciformes

La anemia falciforme es una enfermedad hereditaria que se caracteriza por la insuficiencia de glóbulos rojos sanos que sean capaces de transportar un nivel adecuado de oxígeno por el cuerpo.

Normalmente, los glóbulos rojos tienen una forma flexible y redonda para moverse con facilidad a través de los vasos sanguíneos. Al padecer la enfermedad, los glóbulos rojos se vuelven rígidos y pegajosos, además de que cambian su forma a algo similar a una hoz o de luna creciente, pudiendo quedar atascadas en los vasos sanguíneos pequeños y disminuyendo el flujo de sangre y oxígeno. Lo que nos muestra problemas importantes de lo que es la hemoglobina.

hemoglobina anemia falciforme

Síntomas de la anemia falciforme

Entre los síntomas más comunes de anemia falciforme, pudieran presentarse dolores de cabeza y problemas por anemia, causando cansancio o debilidad. Además, existe la posibilidad de presentar dificultades para respirar, mareos, entre otros.

El gen de las células falciformes es transmitido de una generación a otra dentro de un patrón conocido como “autosómico recesivo”, esto significa que tanto la madre como el padre, deben transmitir el defecto del gen para que el niño pudiera padecer de la enfermedad.

Tratamiento de la anemia falciforme

A los pacientes que presentan células falciformes se les receta un tratamiento orientado a la prevención de la crisis de la misma, controlando la anemia y el alivio de los síntomas. Se recomienda evitar actividades que pudieran reducir la cantidad de oxígeno en la sangre y al tener un mayor riesgo de infección, deben recibir vacunas neumocócica, menicócica y contra Haemophilus influenzae. A los niños se les suele recetar penicilina por vía oral a partir de los 4 meses hasta los 6 años de edad.

Actualmente se estudian otros tratamientos como trasplantes de sangre y de células madre, terapia genética y nuevos medicamentos.

Anuncios